Recomendaciones al momento de realizarse una cirugía estética

Es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones al momento de realizarse, una cirugía estética

Exámenes previos

Para someterse a una cirugía, el paciente debe practicarse exámenes médicos que evidencien su estado de salud. Lo ideal es que el paciente no sufra de hipertensión, diabetes o trastornos tiroideos, entre otros, que aumentan los riesgos. Igualmente, es necesario tener una consulta previa con un anestesiólogo para confirmar el tipo de anestesia que podrá utilizar el médico, según las condiciones de la persona.

Cuidados previos

En caso de que la persona padezca alguna enfermedad debe ser evaluada por un médico experto en el tema, para que la controle y autorice si el paciente puede practicarse la intervención quirúrgica planeada.

Implantes y rellenos

En caso de que el procedimiento requiera rellenos, exíjale a su médico que le enseñe la procedencia y seguridad de los mismos.

Póliza de seguro

Una cirugía es parte de un procedimiento humano, que puede implicar errores. Por ello, se recomienda adquirir una póliza para complicaciones de cirugía plástica, que garantice la atención si se presenta algo inesperado.

Cuidados Post-operatorios

El postoperatorio es un periodo de tiempo que transcurre a partir del momento de concluir una cirugía hasta que el paciente se recupera por completo. La operación queda en manos del médico, pero el resto del trabajo es de la paciente, la cual debe mantenerse atenta y cuidadosa para llevar adelante la recuperación de forma correcta.

Es recomendable que estos postoperatorios sean realizados por una persona capacitada, para que se realicen de forma correcta y adecuada; y no se genere alguna complicación a futuro.

El postoperatorio, debe iniciar entre las primeras 24 a 48 horas después de la intervención. Las sesiones no provocan dolor ni molestias mayores. Lo ideal es que luego de la primera sesión, el paciente se sienta más relajado y con un menor grado de dolor, el cual irá disminuyendo paulatinamente, sesión tras sesión.

Drenaje linfático Manual: Esta es una técnica manual que requiere maniobras suaves y repetidas sobre la piel, con el fin de movilizar el exceso de líquido que se acumula en los tejidos, posterior a la cirugía (Edema). La sensación para el paciente es relajante, y los resultados se producen desde la primera sesión.

Ultrasonido

Es una de las técnicas más frecuentes en cuanto a aparatología estética. Estos equipos emiten vibraciones de tipo mecánico (no perceptibles al oído humano) a través de un generador y un cabezal que entra en contacto con la piel del paciente. Los ultrasonidos reducen la inflamación y edema postoperatorio, mejoran la capacidad de los tejidos para regenerarse, y reabsorbe los hematomas con mayor facilidad. Su aplicación es efectiva en todas las cirugías estéticas (faciales y corporales).

– Cuando concluye la operación se cubre la zona con una prenda compresiva que proteja la zona de golpes y roces y ayude a reducir la inflamación. Esta faja deberá utilizarse las 24 horas del día durante tres meses aproximadamente. Solo la podremos retirar para las curas, ducharnos y recibir masajes postoperatorios.

Beneficios del Post-operatorios

  • Ayuda a disminuir el dolor y aliviar las molestias producidas por el procedimiento quirúrgico de forma progresiva.
  • Reducir el edema localizado en el área de intervención.
  • Favorecer el proceso de cicatrización.
  • Reducir los hematomas y equimosis secundarios al procedimiento.
  • Evita la formación de fibrosis.

Es importante, recordar que una dieta adecuada, después de una cirugía estética, optimiza el proceso de curación y ayuda a potencializar, positivamente, los resultados de un procedimiento quirúrgico.

Alimentación adecuada

  • No consumir alimentos grasosos, cítricos, ni fritos durante el postoperatorio.
  • No consumir alimentos lácteos por 10 días
  • Se recomienda dieta suave para evitar distención abdominal y gases.
  • Se debe hacer 4 controles al mes, uno semanal para verificar que los resultados sean los esperados e ir evaluando los avances.

Molestias Postoperatorias

La cantidad de molestias después de una operación depende del tipo de cirugía realizada.

Algunas molestias típicas incluyen las siguientes:

  • Náusea y vómito por la anestesia general.
  • Dolor de garganta, solo si el paciente necesita ventilación artificial (el dolor es causado por el tubo colocado en la tráquea para respirar durante la cirugía).
  • Dolor e hinchazón alrededor del sitio de la incisión.
  • Intranquilidad y somnolencia.
  • Sed
  • Estreñimiento y flatulencia.

Las recomendaciones generales son las que establezca el cirujano luego de la intervención:

  • Medicamentos (analgésicos, antibióticos y los que establezca el cirujano).
  • Uso de faja.
  • Deambulación moderada.

El objetivo final de los cuidados postoperatorios es mantener al paciente lo mejor cuidado posible, conociendo los signos y síntomas que le indicarían la presentación de alguna situación que ameritaría comunicarse con su médico.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *